Historia del Cine a través del tiempo

El Cine, representa una de las más innovadoras tecnologías audiovisuales que ha sido creada por el hombre, evolucionando de manera progresiva y rápida a través de los años, hasta convertirse hoy en día en una de las empresas del entretenimiento más sólidas y productivas económicamente del mundo entero.

Sus primeras manifestaciones datan de finales del año de 1895 en París Francia, cuando los hermanos Lumiére hijos de un conocido fotógrafo de esa ciudad, pondrían en funcionamiento la primera reproducción audiovisual en la cual se observaban a un grupo de trabajadores franceses saliendo de una fabrica en la ciudad de Lyon, convirtiéndose para ese momento en el primer film cinematográfico conocido por el hombre, en el cual se utilizaban una serie de fotogramas de forma rápida, creando una completa y compleja percepción visual para el espectador que para esos tiempos resultaban asombrados con tal tecnología visual.

Desde entonces y hasta la actualidad, la cinematografía como también se le conoce,  a experimentado grandes cambios y evoluciones en su funcionalidad, pasando por el cine mudo de finales del siglo 19 donde estas proyecciones carecían de sonido alguno,  al cine sonoro de principios del siglo pasado, donde se empezaron a proyectar y experimentar los primeros film que integraban efectos sonoros innovadores, teniendo como la primera película en utilizar este sistema a “El fotodrama de la creación” film épico, el cual conjugaba una combinación de reproducción cinematográfica con una extensa narración previamente grabada la cual duraba aproximadamente 8 horas dividida en 4 partes la cual contó  para la época con una audiencia de mas de 8 millones de personas.

A comienzos de 1920, ya empezaban a aparecer las primeras grandes empresas de esta modalidad, cuando en 1923 aparece la Warner Bros Entertainment, Inc, compañía estadounidense con sede en Burbank, California considerada por muchos como la verdadera propulsora del cine moderno y la televisión en el mundo, logrando la incorporación de los efectos especiales, y la Metro-Goldwyn-Mayer Studios, Inc. también norteamericana ubicada en  Beverly Hills, California,  la cual se encargaba de producir y distribuir películas de cine y programas de televisión de gran calidad, las cuales convirtieron a la ciudad de Los Ángeles  y especialmente al distrito de Hollywood como referente directo de las mejores producciones cinematográficas de la actualidad.